Energía solar, la apuesta de Celsia en Colombia y Centroamérica

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Masificar el uso de la energía solar es una de las apuestas de Celsia. La empresa ya se metió en este negocio en Colombia y da pasos para llegar a Centroamérica. Las metas son ambiciosas.

Las energías alternativas se convirtieron en una obsesión para Celsia. Cada año esta filial del Grupo Argos destina entre $5.000 millones y $10.000 millones para innovación, con el fin de desarrollar sistemas y productos que permitan ofrecer servicios de energía diferentes a los convencionales.

La alternativa solar desvela a los directivos de la empresa, cuyos negocios principales son la generación, transmisión y distribución de energía. Desde hace alrededor de cuatro años comenzaron a estudiar esa línea de negocio, la cual desarrollarán a través de la construcción de granjas solares en diferentes regiones del país, con las que proyectan producir 200 megavatios.

La primera iniciativa está ubicada en Yumbo, Valle del Cauca. El proyecto se ha denominado Celsia Solar Yumbo, tendrá una capacidad de generación de 10 megavatios, y es la cuota inicial de otros proyectos de características similares que se extenderán por los departamentos de Bolívar, Santander, Magdalena y Cesar.

En este momento avanza en consultas previas y obtención de licencias ambientales y su meta es tener los 200 megavatios en operación en el primer semestre de 2019.

A Centroamérica

Desarrollar proyectos de energía solar en países como Panamá y Costa Rica también está en la mira de Celsia. En el vecino país esta compañía, que obtuvo el año pasado un Ebidta de $1,03 billones e ingresos por $2,9 billones, montará una granja solar que tendrá una capacidad de generación de 40 megavatios. Allí ya cuenta con la licencia previa ambiental y está a la espera de la aprobación definitiva para iniciar la construcción.

La granja estará ubicada en Chiriquí (Panamá), en donde la empresa cuenta con una central hídrica. El costo de esta iniciativa es de US$44 millones, dice Ricardo Sierra, presidente de la organización.

El segundo destino fuera del mercado local es Costa Rica, país en el que encuentran un potencial importante. Las directivas de la compañía también analizan otros mercados en donde tienen clientes interesados en este tipo de servicios.

El interés de Celsia en materia de energía solar en el país también la llevó a desarrollar techos solares para clientes específicos. Hoy, bajo este sistema, ya tienen 100 clientes, entre ellos Unilever, Nutresa y Postobón y ha adjudicado 40 megavatios.

Hace un par de semanas inauguró el primer techo solar de 96 módulos, que empezaron a suministrar energía verde al centro comercial La Reserva, ubicado en Envigado (Antioquia), con una capacidad instalada de 30 kilovatios. Este es el primer proyecto con el que la empresa accede a los beneficios tributarios otorgados por el Gobierno para el fomento de las energías renovables no convencionales.

Ricardo Sierra destaca que la empresa cambió el modelo de energía solar en el país, pues en el pasado si una empresa quería instalar este sistema tenía que comprar sus paneles, instalarlos, operarlos y hacerles el mantenimiento; es decir, lo que ofrecía el mercado era un servicio de instalación y de venta de paneles, pero Celsia tiene un modelo distinto a partir del cual realiza toda la inversión y vende el kilovatio.